sábado, 9 de noviembre de 2019

NACIMIENTO DEL RÍO CUERVO

MONUMENTO NATURAL NACIMIENTO DEL RÍO CUERVO


El Monumento Natural del nacimiento del río Cuervo se sitúa en el extremo noroccidental de la provincia de Cuenca, sobre la muela de San Felipe, con altitudes que llegan a alcanzar los 1.700 m. Se trata de un manantial travertínico activo, destacable por su desarrollo, extensión y belleza, configurando uno de los valores geomorfológicos y paisajísticos más destacados de la región.




En invierno aparece el Nacimiento nevado y con largos chupones de hielo; en primavera con abundante agua y verdor en la vegetación; en otoño presenta una gama de colores aportada por la caída de la hoja, y en verano todas las tonalidades de grises de la roca de toba desnuda y seca en contraste con el agua del río. El agua, la vegetación, las rocas, la fauna, todo ello combinado en un ecosistema rico y exuberante, repleto de vida.


Valores Florísticos y Vegetación


Las características de la zona, con precipitaciones abundantes y una elevada altitud, permiten la presencia de comunidades y especies de fauna y flora que no existen en otras partes de Castilla-La Mancha. El paisaje vegetal predominante es el pinar de pino albar (Pinus sylvestris), especie fácil de distinguir por su corteza asalmonada en la parte más alta del tronco. En las zonas de cumbre, más frías y expuestas, aparece la sabina rastrera (Juniperus sabina). También se encuentran otros tipos de comunidades vegetales de gran interés como los bosques relícticos eurosiberianos con acebos, tilos y arces, comunidades vegetales rupícolas (asociadas a zonas rocosas) y algunas manchas de turberas básicas y prados húmedos. Todos ellos son hábitats protegidos, donde se desarrollan especies de gran interés, algunas de ellas amenazadas. Muy interesante es la comunidad de orquídeas, con al menos 19 especies, entre la que destaca la protegida y escasa Ophrys insectifera.




Valores Geomorfológicos

La Muela de San Felipe es una gran planicie formada por materiales calcáreos del Cretácico Superior. Registra la mayor precipitación de la provincia de Cuenca. El agua se infiltra, circula y se distribuye a través de los distintos huecos y galerías de la roca hasta alcanzar diversos manantiales y surgencias de la que el Nacimiento del Río Cuervo es la más importante. El agua en esta circulación subterránea se carga de carbonatos, y cuando sale al exterior los deposita dando lugar en algunos casos a formaciones tan espectaculares como las cascadas del Cuervo. 
Los travertinos o roca de toba se originan al perder el agua el dióxido de carbono en disolución tras su afloramiento a la superficie por el efecto de aireación que producen las cascadas, por la acción de la vegetación mediante la fotosíntesis y por una disminución de la presión y/o temperatura, que hace que el bicarbonato de calcio, soluble en agua, se transforme en carbonato cálcico, que es insoluble.
El carbonato precipita sobre las plantas o sobre sus restos, conservando moldes de todos ellos al desaparecer la materia orgánica, así como sobre las conchas de los animales que habitan las aguas, dando lugar a este tipo de roca muy porosa conocida como toba. 
Toda la cascada del Cuervo se encuentra recubierta por un manto de musgo (de nombre Cratoneurion commutati), que es el que sirve de soporte para que precipiten los carbonatos, y el crecimiento, a veces muy rápido, de la toba. 
Es un proceso muy activo y dinámico en el Nacimiento del Río Cuervo, desarrollándose unas capas de toba sobre otras, hasta que por su propio peso se rompen y caen, variando de nuevo el perfil de las cascadas y del río, hasta que se vuelven a formar nuevas barreras de roca. En la subida al nacimiento del río se pueden observar varios desplomes recientes. Por ello es importante, para evitar accidentes y por motivos de conservación, que se respeten las normas de seguridad a lo largo del recorrido y no se traspasen las barreras que lo delimitan. 
Toda la Muela de San Felipe, que alimenta de caudal el Nacimiento del río Cuervo, presenta un vistoso paisaje kárstico, con una buena representación de lapiaces, dolinas, ciudades encantadas y simas, fruto de esta dinámica de infiltración del agua en la roca caliza. Tened en cuenta que todos estos elementos están protegidos por la legislación autonómica. 



Valores Faunísticos

La diversidad de hábitat y vegetación, determina también una gran diversidad de fauna adaptada a las condiciones del medio. Entre ellas está la ardilla, el musgaño de Cabrera, la lavandera cascadeña y el mirlo acuático. Se pueden encontrar también rapaces forestales (gavilán, azor, águila culebrera), gato montés, diversas especies de murciélagos, etc.
Entre los invertebrados destaca la presencia de algunas especies de mariposas protegidas como la Graellsia isabelae, Parnassius apollo, Erebia zapateri, etc.
En el río destaca la trucha común y otras especies más difíciles de ver debido a su pequeño tamaño, como los macroinvertebrados que forman parte fundamental de la cadena alimenticia del ecosistema. Dentro de este grupo de macroinvertebrados se pueden encontrar algunas larvas de insectos terrestres que pasan parte de su vida en el medio acuático, como las larvas de las libélulas o las curiosas larvas de tricópteros que forman canutillos con arena del río para protegerse, otros insectos que completan todo su ciclo biológico en el agua, como los zapateros, y también pequeños moluscos.


Valores Paisajísticos

El río Cuervo tiene el régimen de caudales propio de un río Mediterráneo, con periodos de crecida en primavera y de estiaje en verano, dependiendo en gran medida de las precipitaciones caídas. Así, en los meses de verano o en años muy secos es frecuente encontrar gran parte de las cascadas sin agua. Este fenómeno lleva ocurriendo así desde hace miles de años y forma parte natural de la dinámica del río.
 Cada estación presenta una peculiaridad en el paisaje del Cuervo, pero requiere de nosotros que liberemos nuestros sentidos y dejemos que sea el propio lugar el que nos revele su singular belleza y sus misterios.


Recordar que en el Barrio del Perchel de Vega del Codorno se encuentra el Centro de Interpretación "Casa de la Herrería", que no debe dejar de visitarse, recomendablemente antes de la visita al propio Nacimiento.


No olvidéis que se trata de una zona con multitud de actividades que poder realizar al aire libre. Varios son los Itinerarios interpretativos o senderos para el uso y disfrute de todo visitante que le apetezca disfrutar aún más del lugar. Cabe destacar el Sendero de la Turbera, el Sendero del Nacimiento y el Sendero del Pinar. 

Algunos enlaces de interés:

Información

Cómo llegar


Algunos alojamientos 

Algunos restaurantes:






No hay comentarios:

Publicar un comentario