lunes, 7 de diciembre de 2015

LOS ROBLES MONUMENTALES DE HÓRTOLA



Hace varios miles de años toda Europa era un gran bosque. Con la glaciación todas las especies se fueron replegando hacia el sur quedando la mayoría de ellas en la Península Ibérica. Cuando la tierra volvió a calentarse estas especies recolonizaron el continente. En la península los bosques siguieron siendo extensos y algunos robles evolucionaron con el clima mediterráneo, se hicieron marcescentes, es decir que aunque sean de hoja caduca no la pierden durante el invierno, se mantienen en las ramas aunque estén secas y con la primavera salen las nuevas hojas. Entre estas especies de Robles están los ROBLES VALENCIANOS (Quercus faginea).

Esta ruta comienza en un cruce de caminos que hay tras haber recorrido unos 600m  de pista desde el  desvío que veremos tras haber tomado la carretera de Casas del Rio que comienza a unos 2km de la aldea de La Portera por la N330. Aquí podremos aparcar (hay sitio para 10 coches aproximadamente). Una pequeña señal de madera nos indica la dirección a seguir.

El recorrido tiene una longitud de 4.355 m. un desnivel de subida acumulado de 105m por lo que es adecuado para cualquier persona con un mínimo de movilidad. Los primeros 1500m. Son de pista forestal, seguiremos con 2000m de senda para terminar el resto en pista forestal. El recorrido tiene un perfil en forma de V por lo que comenzaremos en bajada para terminar con una suave ascensión.


El acceso para minusválidos solo es posible hasta mitad de recorrido, en el caserío de Hórtola, por lo que no podrían recorrer la segunda parte del itinerario, pero la parte más importante de la visita Si la podrían ver. Pues es aquí donde están los grandes robles. Después se pueden acercar a la última parada por la pista de regreso al final del recorrido. Si no pueden acceder con silla de ruedas, es posible hacerlo con vehículo.


Tras 800 m. de recorrido por la pista llegamos a la FUENTE DE LA CARRASCA.
El agua es potable y el caudal de esta fuente es fluctuante a lo largo del tiempo, según evolucionen las precipitaciones, más con una base constante, no habiendo experimentado merma a pesar del descenso de los niveles piezométricos de su entorno. Alrededor vemos ejemplares de bosque de ribera como alamo blanco, juncos, sauces etc...

 

















Caminando pista abajo, bifurcación nosotros tomamos la izquierda, la vegetación comienza a ser exuberante y a nuestra izquierda vemos los primeros grandes robles.


Seguimos bajando por la pista, admirando la vegetación, y escuchando un sinfín de cantos de pajaros, y llegamos a un mirador natural.
A nuestro frente de despliega el valle formado por el barranco de Hórtola, hacia el sur tendríamos las Salinas que recogen el agua del barranco para extraer de ella la sal. Bajo nosotros ya se adivinan los gigantes y el caserio abandonado de Hórtola. Bajamos hasta el final de la pista y descubrimos con gran asombro los gigantescos QUEJIGOS y la exuberante vegetación que los rodea.


Hasta aquí podrán llegar las personas con minusvalía, el regreso lo harán por el mismo camino de ida. Nos acercamos y seguimos por la senda poco marcada y llegamos al final de ella pues se pierde en el fondo de otro valle paralelo mucho más agreste y salvaje que el anterior en el que es casi imposible transitar por él. Por el margen izquierdo discurre una pista en bastante mal estado pero es imposible llegar hasta ella por la cantidad de zarzales y juncos que tenemos delante. Desde aquí divisamos un montón de grandes robles que gracias a lo difícil del acceso sobreviven sin que nadie los moleste.


















 Regresamos por el mismo camino y al llegar a la curva que forma la pista, a mano derecha, sale una estrecha senda... Nada más adentrarnos en esta senda sentiremos el frescor de la abundante vegetación. Nos fijaremos como el bosque va cambiando a medida que ascendemos rodeados de jóvenes quejigos, almeces, hiedras y nogales enormes, aparecen las falsas acacias que hasta aquí han llegado no se sabe cómo.

 Conforme subimos comienzan a verse las primeras encinas... La vegetación nos envuelve a medida que ascendemos, la senda es buena y la subida dulce. Cuando llevamos más de media senda recorrida descubrimos un rincón con una variedad arbórea fascinante. Las hojas disipan y filtran la luz cambiando de color a cada paso, álamos blancos, robinias, grandes pinos carrascos y numerosos arbustos, espino albar, aladiernos, jaras, brezos de montaña y las primeras grandes encinas, nos vamos acercando al Carrascalejo...



Terminamos la ascensión. Entre dos cipreses como si de un gran telón se tratara, aparece ante nosotros una visión difícil de olvidar.
 De un gran lago de color verde emergen como grandes galeones, aquí y allá, las encinas. Las “reinas” del altiplano.
 Es la sabana Ibérica, nos imaginamos como fue antiguamente, los ciervos ramoneando en los arbustos y las manadas de uros correteando por el llano, mientras guareciéndose en la entrada del bosque los lobos, acechando alguna presa.

El Carrascalejo debe su nombre a los quejigos, pues aquí también les llaman así. Es un llano aprovechado por los lugareños para el cultivo del cereal donde nos encontramos y más al Este para el  almendro. Estamos en la casas del Carrascalejo, están en ruinas por el continuo abandono del campo por la población huyendo en busca de mejor nivel de vida (eso decían en los 60). Por el contrario otros caseríos se vuelven a utilizar y parece que se vuelve a retomar la vida rural, cerca tenemos la finca de las casas de la Manchega y Casas Nuevas que están en plena explotación.
La primavera como es el caso de las fotos que acompañan la entrada, es la mejor época del año para la visita. Disfrutar del colorido de las amapolas, margaritas, y manzanillas salpicando el verde de la cebada es un espectáculo digno de admirar. Un camino franqueado por sabinas y cipreses, nos devolverá al parking.


Esta última parada podrán disfrutarla también las personas con minusvalía, pues se puede acceder cómodamente desde el parking.









Track de la ruta http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=11605363


si no se ve probar aquí  https://vimeo.com/148207083

6 comentarios:

  1. A esta me apunto, que ganas en primavera hacemos una salida

    ResponderEliminar
  2. A esta me apunto, que ganas en primavera hacemos una salida

    ResponderEliminar
  3. Un recorrido para todos los niveles y con fuente para beber o refrescarse según la época del año

    ResponderEliminar