miércoles, 30 de diciembre de 2015

Repoblaciones en la sierra de Aitana.

Algo conocido por todos es la importancia que tiene la existencia de bosques, sobre todo en las zonas de captación de agua de los ríos, ya que se sabe que los bosques son capaces de regular todo el ciclo del agua, retienen las nubes haciendo que llueva más, absorbiendo el agua de lluvia y mejorando su infiltración en el suelo, y fijando también el suelo evitando los fenómenos de erosión y protegiendo al terreno de la pérdida de suelo.
Estas son muchas de las ventajas con las que gozan los lugares donde abundan los bosques, sin embargo donde nosotros nos encontramos, a orillas del mediterráneo, los bosques más que abundar, escasean, debido a la progresiva deforestación consecuencia de un clima cada vez más duro, de abusar de los productos del monte sobreexplotándolo o también por preferir construir inmensas urbanizaciones en lugar de conservar los bosques.
Como consecuencia, en lugar de contar con los impresionantes beneficios que brinda el bosque a quién lo cuida, nosotros a orillas del mediterráneo, lo que tenemos es una deficiente regulación del agua, que ocasiona fenómenos de lluvias torrenciales cada vez más exagerados, y que al producirse sobre terrenos cada vez mas despoblados, ocasionan fenómenos erosivos, arrastres de tierra, pérdida de suelo, riadas, etc.
Con la finalidad de dar solución a esta serie de problemas, se creó en su día un plan de Repoblaciones Forestales en los montes gestionados por la Generalitat Valenciana en la comarca del Comtat. Se repoblaron extensas zonas, y la sierra de Aitana, como monte más representativo de dicha comarca no podía quedarse sin pinares.


Repoblación de Pinus pinaster (Pino rodeno), junto a la Font de l’Abre.

Las repoblaciones en la sierra de Aitana, las encontramos principalmente en la vertiente Norte (orientación umbría), extendiéndose desde la Font de l’Abre hasta la Font de Forata, lo que suponen varias horas de recorrer senderos, entre lo que hoy en dia son ya pinares adultos de varias especies.


Las repoblaciones se extienden por toda la ladera norte de la sierra de Aitana (Fotografía de mestreacasa.gva.es).

En las zonas más bajas encontramos el pino carrasco (pinus halepensis) y el pino resinero o pino rodeno (pinus pinaster).

El pino carrasco es el pino mas típico de la zona meditarránea, cuyas características principales son la presencia de ramas secas sobre las partes bajas del tronco (por ausencia de poda natural en esta especie), sus aciculas (las hojas) son de tamaño medio, y las piñas cuando estan cerradas tienen forma de cono, con la superficie lisa, siendo bastante finas y alargadas. En general  el árbol tiene un aspecto desgarbado, presentando ramas secas también en el interior de la copa. La madera de este pino es la de peor calidad.
Pino carrasco (Pinus halepensis) Imagen de: elblogdelatabla.com

El pino rodeno o resinero, es un pino de mejor calidad de madera conocido por su gran producción de resina, aun que el aprovechamiento de la resina no se lleva a cabo en los pinares de estas sierras. Sus aciculas son muy largas y pinchan, y sus piñas son muy grandes, con el borde de las escamas piramidal que llega incluso a pinchar. Además a medida que va creciendo y las ramas inferiores mueren, estas caen solas (poda natural), lo que también ocurre en el pino negral.

Pino rodeno (Pinus pinaster) Imagen de Infojardin.com


En las zonas más altas encontramos el pino negral (Pinus nigra) un pino también con buena calidad de madera, caracterizado por unas aciculas muy cortas y gruesas y unas piñas pequeñas.
Pino negral (Pinus nigra). Fotografia de: commons.wikimedia.org





No hay comentarios:

Publicar un comentario