martes, 19 de febrero de 2019

SA TALAIA, HUELLA EN PIEDRA SECA




En una isla, la presión humana sobre el paisaje se acusa en función de las necesidades humanas. En Eivissa, en el siglo XIX se produjo un aumento significativo de la población. Este aumento incrementó tan significativamente las necesidades básicas, que se empezaron a roturar, aterrazar y cultivar bancales que se ganaban al bosque en terrenos cada vez más inclinados donde la calidad y profundidad del suelo era menor que en los valles.
 
En el paisaje de la sierra, hoy en día en su mayor parte reconquistado por el bosque, se dejan entrever vestigios de piedra seca de un pasado echo a mano, piedra a piedra, por mujeres y hombres.

Parte de la paret exterior de un "Vergeret", espacio cerrado donde
 se cultivaban hortalizas y arboles frutales protegiéndolos del rebaño.



Paredes de una casa muy antigua en ruinas dentro
 de la finca rústica de Sa Païssa de n'Agustinet.


El modelo económico predominante en el campo se basaba en una agricultura de autoconsumo. En la finca familiar podían vivir de tres a cuatro generaciones que se repartían las tareas por edades o sexo. Este modus vivendi comportaba la aplicación del trabajo humano durante todo el año, al ritmo de las estaciones y con un profundo conocimiento de la naturaleza.


Los bancales ascendían desde el fondo de los torrentes hasta las partes más altas de las cumbres, si existía suficiente suelo para sacar adelante un cultivo. En los bancales más fértiles y con posibilidad de regadío, se cultivaban hortalizas, acompañadas de árboles frutales. En los de secano,era habitual la práctica del barbecho, cultivando cereales y legumbres, acompañados por olivos, algarrobos, higueras y almendros.


Bancales en una de las canales de la finca
 rústica de Sa Païssa de n'Agustinet.



De las fincas se obtenía prácticamente todo lo que se necesitaba para vivir. 
Pequeños rebaños de cabras y ovejas suministraban leche, queso, lana y carne. De esta ganadería quedan como vestigios los pequeños refugios de piedra seca que tenían en el monte para resguardar al rebaño de la lluvia.



Ruinas de una barraca de pastor


También se practicaba una apicultura para autoconsumo. Construyendo las colmenas con troncos de higuera huecos que se emparedaban con mortero de cal y losas de piedra.


Antiguas colmenas en Cala Xarraca, en la zona de norte de la isla.
(Esta foto es de una fuente externa y su enlace se encuentra en  la bibliografía)



Como actividades complementarias en las fincas más montañosas y por tanto de suelos menos fértiles, destacan la producción de cal viva, cociendo la “piedra viva” en hornos de cal (forn de calç), la producción de alquitrán en los “forns de pega” y la producción de carbón vegetal en las “sitges de carboner”.


Antigua "barraca de carboner" que aún conserva parte de su tejado.

Restos de una antigua "sitja de carboner"

Vista superior de un antiguo "forn de calç"
(Esta foto es de una fuente externa y su enlace se encuentra en  la bibliografía)



Vista lateral de un "forn de pega" en la zona de Ses Marrades, subiendo a Santa Agnès
 (Esta foto es de una fuente externa y su enlace se encuentra en  la bibliografía)


Otros recursos se obtenían de la pesca y del trabajo en las salinas y ayudaban a complementar la dieta y a obtener ingresos en la renta familiar.

Las peculiaridades de la isla, con sus recursos, sumadas a las necesidades de sus pobladores a lo largo de los tiempos nos han echo herederos de un legado etnográfico de gran valor y belleza.

Gran parte de este patrimonio se encuentra en estado de abandono.

Bibliografía: 


domingo, 17 de febrero de 2019

Titulcia y La Cueva de la Luna en El Parque Regional del Sureste

Titulcia es un pueblecito madrileño a unos 40 kilómetros al Sur de la capital. Se puede llegar por la N-IV pasando Valdemoro, nos desviaremos hacia Ciempozuelos hasta llegar a Titulcia. Este es el último tramo de nuestro recorrido, por los fueros del río Jarama, a través de una milenaria erosión sobre la meseta, que ha modelado el valle conocido como la Ruta de las Vegas.

Foto propia de Titulcia desde la Ruta de las Vegas

El nombre actual de la localidad es reciente y se remonta a un decreto de Fernando VII en 1814 que dio crédito a la creencia general de que aquí se situaba la Titulcia citada en los itinerarios romanos. Su nombre tradicional, desde los tiempos de la repoblación cristiana, en el siglo XII, hasta comienzos del siglo XIX, fue Bayona de Tajuña.
Su enclave arqueológico, donde Carpetania, Roma y el Islam dejaron profundas huellas de su pasado, está declarado Bien de Interés Cultural. La protección afecta a una superficie de 343 hectáreas, con zonas arqueológicas carpetanas, romanas y musulmanas. De entre los restos arqueológicos que han deparado las excavaciones, sobresale el hallazgo de la denominada Medusa de Titulcia, una joya ornamental carpetana, presumiblemente de uso ritual, única en España, consistente en una fuente de 18 centímetros de diámetro labrada en plata con sobredorado, que muestra un felino y varias serpientes. Hoy la podemos encontrar expuesta en el Museo Arqueológico Regional de Alcalá de Henares.
Titulcia cuenta con un rico patrimonio histórico-artístico y una imprescindible panorámica de las vegas circundantes.
Foto propia panorámica Titulcia


De su riqueza arquitectónica el viajero podrá disfrutar de los restos del puente sobre la calzada romana que atravesó el término; la iglesia de Nuestra Señora María Magdalena (siglo XVI) gótica y con pórtico renacentista; y la ermita de la Soledad. En Exotarium Titulcia se puede asistir a una exposición de animales exóticos.

Podemos elegir llegar a este entrañable pueblecito de la meseta castellana, atravesando el puente viejo, por el que han cortado la circulación para vehículos, por lo que tendremos que hacerlo a pie, y nos permitirá deleitarnos con los margenes y riberas del Jarama, cuyas especies residentes en este ENP podemos observar desde el propio puente.

Foto propia de pato Azulón en los márgenes del Jarama.


Desde el puente podemos ver una vista perfecta de la población cuyos origenes romanos delatan la preferencia que daban a las localidades cercanas a un río.

Foto propia de Titulcia desde el Puente Viejo


Si miramos hacia el Sur desde el mismo puente, podemos visualizar a lo lejos en paralelo el Puente Nuevo construido para acceder a la localidad madrileña desde Ciempozuelos o Villaconejos, formando parte del recorrido de nuestra Ruta por las Vegas que hemos venido siguiendo.

Foto propia del Puente Nuevo - Titulcia


Otro de los atractivos turísticos de la localidad, se encuentra junto al río Jarama, cuyo descubrimiento data de 1952, y se llama cueva de la Luna: una cavidad artificial, con forma de conjunto de galerías, que durante mucho tiempo permanecieron ocultas. Las galerías forman una cruz de brazos iguales cuyos extremos se inscriben en otra galería que forma un cuadrado. En el centro se abre una bóveda. Se sabe que la cúpula central tiene características geodésicas y cosmográficas y representa la media luna, símbolo guerrero moro. El porqué de llamarse cueva de la luna, se debe a que iban ciertas personas y se pasaban los días rezando de una forma curiosa: recorriendo las galerías de la Cueva siguiendo los círculos lunares.

Foto libre de la Cueva de la Luna


En cada lado de la galería hay cuatro arcos de arista en forma de ojiva, con un pronunciado vientre que permite la presencia de una persona en su interior. Comenzaban sus oraciones bajo la bóveda central que representa la luna llena, después rezaban durante tres días en cada uno de los cuatro arcos de un lateral de la galería; lo que hace un total de doce días que se corresponden con el tiempo en que la luna permanece en su estado de cuarto menguante.
Es costumbre que las mujeres antes de pasar a La Cueva den tres golpes con el puño a la puerta, abajo en la cúpula relajándose un minuto. Las personas piden un deseo con su corazón. Si se concede, es costumbre traer a La Cueva flores. ¡Siempre hay flores en La Cueva!
Existen creencias de que en la cueva se produjeron manifestaciones mágicas y fenómenos paranormales, lo que también la hace un objetivo de las personas que busquen alguna experiencia exotérica o simplemente tenga una curiosidad arqueológica e histórica.
Foto libre del interior de la Cueva de la Luna


Entre las actividades que podemos realizar en la localidad, podemos encontrar recorridos a Pie y MountainBike por Vías Pecuarias (por favor, no olvidéis consultar la normativa de VVPP, para disfrutar del recorrido por las mismas), además del Camino Real a Guadalupe, que también transcurre por el pueblo y conduce directamente hasta Aranjuez.

Estas localidades forman parte de las rutas habituales de moteros que recorren todas las Vegas del Tajo y Jarama, haciendo paradas en cada pueblo para conocer su gastronomía y costumbres aun siendo en domingo y disfrutando, sobre todo cuando hace buen tiempo, del asfalto. Por ello, pedimos máxima precaución por las carreteras y sobre todo responsabilidad a la hora de observar las especies en los márgenes del río, así como recoger los residuos en el caso de hacer pequeñas paradas en las proximidades de las carreteras situadas en zona de cultivo o monte.

Abajo os dejamos algunas recomendaciones para el alojamiento y la gastronomía local, aunque sobre esto último, para terrazas o bares no os preocupéis que abundan por la localidad pese a su reducido tamaño.
Dónde dormir: como opción para alojamientos rurales La Barataria es una base inmejorable para hacer turismo en la zona sur de Madrid, tanto para visitar las localidades cercanas.
Dónde comer: Restaurante Casa Juanito donde se puede degustar lo mejor de la gastronomía castellana, o el Restaurante Cueva de la Luna, donde además disfrutar del placer de la gastronomía local, aprovechar para realizar en la cueva de los Templarios y ¡ todo el misterio que la rodea !

Y hasta aquí nuestro recorrido por las Vegas del Tajo y Jarama ¡ esperamos que os haya gustado ! Sobre todo para conocer un rincón más del Parque Regional del Sureste en Madrid, y que os permita apreciar y amar aún más si cabe vuestro entorno natural, y hagamos que perdure en la eternidad este Espacio Natural Protegido, futuro legado de las próximas generaciones. ¡ Cuídalo para ti y para los que vienen detrás !

Ha sido apasionante compartir todo este recorrido con vosotros y esperemos que recordéis la puesta en valor de esta región; por si os habéis dejado alguna de las entradas, ahí os dejo :

Valores naturales: flora y geología
Valores naturales: fauna
Valores naturales y su entorno: Laguna de San Juan


¡ Saludos!

PROTECCIÓN Vs ESPECULACIÓN, ESPACIO NATURAL CAP LLENTRISCA - SA TALAIA



El espacio natural que configuran Cap Llentrisca y Sa Talaia lo encontramos en la isla de Eivissa, dentro del municipio de Sant Josep de Sa Talaia.

Hoy en día es un Àrea Natural de Especial Interès (ANEI) figura que la protege mediante restricciones de uso principalmente de la construcción (especulación inmobiliaria) y también de la agricultura intensiva, etc. Esta figura no es estrictamente una ley de protección de la naturaleza, sino más bien una norma de protección territorial urbanística, que establece un régimen para estos ANEIs. Fue aprobada por el Govern de les Illes Balears en la LLEI 1/1991, de 30 de gener, d'espais naturals i de règim urbanístic de les àrees d'especial protecció de les Illes Balears. Y publicada en el BOCAIB un 09/ 03/1991. 

http://boib.caib.es/pdf/1991/19910309-31.pdf




                                                     Cap Llentrisca - Sa Talaia (LIC)




También formando parte del conjunto Cap Llentrisca-Sa Talaia constituyen un espacio protegido dentro de la red Xarxa Natura 2000 bajo la designación de Lugar de Importancia Comunitaria (LIC).

En febrero del 2002 este conjunto pasaba a formar parte del Parc Natural de Cala d’Hort, Cap Llentrisca i Sa Talaia i les Reserves Naturals des Vedrà, es Vedranell i els illots de ponent espacio natural protegido declarado mediante el Decreto 24/2002 (BOIB núm.23 de 21/03/2002).

Se protegían 2.992,17ha , 564,96ha de ámbito marino y 2.427,21ha ámbito terrestre, incorporando una gran variedad de hábitats: islotes, fondos marinos, acantilados, torrentes, masas forestales y zonas de cultivo. 



Mapa del Parc Natural de cala d’Hort, cap Llentrisca i sa Talaia, i les  
Reserves Naturals des Vedrà i es Vedranell i dels illots de Ponen 2002

 

Entre sus principales valores destacar presencia de endemismos vegetales, las subespecies de la lagartija endémica Podarcis pityusensis de cada uno de sus islotes y la importancia como zona de nidificación de aves como la Pardela balear (Puffinus mauretanicus) o el Halcón peregrino. A destacar también su patrimonio arqueológico entre los que destacar el asentamiento punicoromano de Ses Païsses de Cala d’Hort o la Torre des Savinar.



                                   Genista dorycnifolia subespecie dorycnifolia

                                               Podarcis Pityusensis

                                    Pardela balear ( Puffinus mauretanicus)



Esta gran apuesta para proteger un patrimonio y unos ecosistemas de gran valor tenía sus grandes detractores que cuando tuvieron la oportunidad, mediante la disposición adicional diecisieteava de la Llei 10/2003, de 22 de diciembre, de medidas tributarias i administrativas (BOIB núm. 179 de 29/12/2003) la superficie quedó reducida a los islotes, al ámbito marino y a la fínca pública de Ses Païsses de Cala d’Hort. Ya al final, por si no era poco lo recortado, con la aprobación al BOIB núm. 85 de 4 de junio de 2005, de la Llei 5/2005 de 26 de maig per a la conservació dels espais de rellevancia ambiental (LECO), se elimina la fínca pública de Ses Païsses de Cala d’Hort. Des de entonces el Parque natural recibe el nombre de Reserva natural des Vedrá, es Vedranell i els illots de ponent.





Bibliografía documentación y fotografías:
















miércoles, 23 de enero de 2019

UN DIA EN FAMILIA EN EL NAVAZO

El area recreativa del Navazo cuenta con diversos atractivos, los cuales ya hemos ido mencionando en entradas anteriores en este blog.

Para hacer completo el dia en el campo, disfrutando y observando todo tipo de actividades que cuenta este paraje tenemos una serie de servicios para que el visitante tenga una experiencia plena y en familia.

Así pues, dentro del area recreativa del Navazo tenemos una serie de atractivos y servicios, los cuales podemos mencionar a grandes rasgos.

Contamos con amplios parking para coches y caravanas, perfectamente integrados en el paisaje.




Un area de juegos para los pequeños de la familia.




Un area para realizar barbacoas siempre y cuando los agentes de protección de la naturaleza lo permitan por riesgos de incendios.


Todo esto nos permite disfrutar de un dia en el campo, con la familia o amigos y disfrutando del patrimonio natural, cultural e histórico en un pequeño espacio dentro del Paisaje Protegido de los Pinares de Rodeno como es el area recreativa del Navazo.


OTRAS OPCIONES EN EL NAVAZO

El Paisaje Protegido de los Pinares de Rodeno cuenta con otras muchas opciones y muy variadas muy próximas al area recreativa del Navazo.

Dentro de las actividades mas destacadas tenemos la observación de las diferentes formaciones geomorfológicas propias de este ambiente, moldeadas a lo largo de la historia por la acción del viento, el agua y el hielo.




En el Navazo también existe un coto de caza mayor y muy cerca del area recreativa junto al municipio de Albarracín, el rio Guadalaviar, en el cual podemos disfrutar de la pesca deportiva.




Dentro de la fauna, con algo de suerte podemos observar el corzo, el ciervo, el jabalí, el zorro o la garduña entre los mamíferos. Mientras que de las aves podemos observar el águila real, el halcón peregrino, el búho real, el carbonero, el búho chico, mirlo, petirrojo o el herrerillo entre otros muchos. En cuanto a los reptiles podemos encontrar la lagartija colilarga, lagarto ocelado o culebra bastarda.

Todos ellos viven dentro de un mar de pinos rodenos y pino albar y negro en menor medida. A sus pies podemos encontrar gran variedad de especies vegetales como el romero, tomillo, lavanda, jara o brezos.

De todo ello estaremos bien informados en el Centro de Interpretación, el cual se encuentra en Dornaque, una area recreativa muy próxima a la del Navazo, la cual podemos encontrar siguiendo la muy recomendable pista forestal con dirección a Bezas.


LAS PINTURAS RUPESTRES DEL NAVAZO



Las pinturas rupestres de Albarracín tienen un gran valor a nivel internacional dentro del Arte Rupestre Levantino. Tiene gran valor por el fácil acceso que tiene, por la gran abundancia de enclaves y por ser el único lugar donde las figuras están pintadas de color blanco con fondos rojizos dentro de las paredes de los abrigos.
Estas pinturas fueron identificadas por Marconell y datan de entre 6000 años y 2000 años antes de Cristo.


Las pinturas representan animales como toros, ciervos y caballos, así como a hombres cazando.



El sendero que conduce a las pinturas rupestres es el sendero 2 del Paisaje Protegido de los Pinares de Rodeno y esta perfectamente adaptado para las personas con movilidad reducida.




A continuación se adjuntan una serie de enlaces para aquellos que estén interesados en conocer los diferentes abrigos del Navazo con mas detalle.









SETEROS DENTRO DEL PAISAJE PROTEGIDO

La Sierra de Albarracín cuenta con una rica y variada muestra micológica representada en toda la comunidad de Albarracín.




En la zona existen cursos durante los meses de primavera y otoño para el conocimiento de las diferentes especies y posibles recetas culinarias.

Las jornadas micológicas consisten en charlas informativas, salidas de campo para la identificación de los hongos recolectados, jornadas gastronómicas y menus a base de setas en los diferentes restaurantes de la zona.

El Parque Micológico de la Comunidad de Albarracín es un espacio forestal regulado que comprende 37 montes de utilidad publica pertenecientes a 18 entidades del ámbito de la Comarca de la Sierra de Albarracín. Su objetivo principal es la valorización de los hongos por medio de la mejora del conocimiento del recurso, la mejora de la gestión forestal, el estimulo de la actividad económica y fomentar proyectos de desarrollo del territorio.

El Parque micológico cuenta con una extension de 53800 hectáreas y se ha dividido en 6 sectores. En nuestro caso nos interesa el sector del Rodeno, donde se encuentra el area recreativa del Navazo.

En este sector podemos encontrar principalmente grandes cantidades de rebollones, rebozuelos, huevos de rey y boletus.

En la normativa que rige el parque micológico tiene muy presente la protección del bosque y su suelo, recolectar las setas que vayamos a consumir, utilización de una cesta en la recolección de setas para permitir el diseminado de las esporas, no tirar basura y retirar toda aquella que nos encontremos.

La normativa que regula la recolección y aprovechamiento de setas silvestres en terrenos forestales en Aragon se adjunta a continuación.

normativa


El tipo de permisos que podemos encontrar para la recolección de setas son el de vecino, el de propietario, turístico y de carácter comercial. Los permisos turísticos van desde los 5 euros por dia, 10 euros por semana y  hasta los 60 por temporada. La cantidad maxima diaria  por permiso turístico es de 10 kilogramos.

Os dejo el enlace a la pagina del Parque Micológico de la Sierra de Albarracín y algunos mas de gran interés.

http://micorracin.es/

https://albarracinturismo.com/micologia-setas/

https://carcavasalbarracin.es/hongos-setas-la-sierra-albarracin/

http://www.comarcadelasierradealbarracin.es/index.php/la-comarca-portal-del-ciudadano/noticias/328-aprovechamientos-micologicos-de-la-comarca-de-la-sierra-de-albarracin-amico


martes, 22 de enero de 2019

LA VEGETACIÓN EN PENYAGOLOSA


La gran biodiversidad reinante en el macizo del Penyagolosa está originada por los diferentes substratos calcáreos y silíceos y por la combinación de los climas continental y mediterráneo.
            La vegetación en Penyagolosa es un rompecabezas formado por una gran variedad de espacios y paisajes. Existen más de un millar de especies vegetales en el macizo.
         Los pinares son uno de los paisajes característicos de Penyagolosa, existiendo pinares muy extensos, sobre todo alrededor de San juan y en la umbría de la sierra de la Batalla.

Imagen por: Fran Cuenca



            Además de pinares naturales, existen pinares propiciados por la mano del hombre. El pinar de San Juan responde a la visión que en tiempos se tenia de lo que debía ser un bosque, la acción humana desembocó en un pinar prácticamente sin sotobosque donde se puede pasear tranquilamente bajo la copa de los pinos.
            
       En Penyagolosa coexisten cuatro especies de pinos, que responden a diferentes características de clima, orientación y suelo. En las tierras más bajas del macizo abunda el pino blanco o carrasco, Pinus halepensis. Es el  pino que ha colonizado las montañas mediterráneas. En las altitudes medias, aparece el pino negral, Pinus nigra, que aparece en bosques muy humanizados y desprovistos de la competencia de robles y carrascas. En las zonas de suelo silíceo encontramos el pino rodeno, Pinus pinaster, que también favorecido por la acción humana ha ido desplazando a los robledales. Por último, en todas las umbrías y las tierras altas domina el pino rojo, Pinus sylvestris, que es el único que conforma pinares naturales en Penyagolosa.
            El pino rojo es un árbol eurosiberiano, el hecho de encontrarlo en estas latitudes formando bosques es uno de los milagros de estas tierras y un regalo para los caminantes.
            El pino rodeno lo encontramos en principalmente en el monte de la Bertrana, junto a San Juan. Esta compuesto de piedras arenosas, silíceas, que dan lugar a un suelo ácido que conforma una comunidad vegetal diferente. En este entorno, los arces o “aurons”, Acer opalus granatense, aportan un increíble cromatismo al otoño.
 
Imagen por: Fran Cuenca

            Existen pocos cursos de agua permanentes que permitan la formación de bosques de ribera, no obstante encontramos algún ejemplo como las hileras de chopos del ríu dels Molins, también en el rio Carbo y en el barranco del Monso. Pero si existe un bosque único en Penyagolosa es el avellanar, ya desaparecido del barranco del mismo nombre cerca de San Juan pero presente en algunos barrancos de la umbría de la sierra de la Batalla, sobre terrenos silíceos y con abundante acompañamiento de helechos, serbales y manzanos silvestres. La multitud de rebrotes de los avellanos forma una galería que sigue el curso del agua conformando un paisaje único en la geografía valenciana.
            Otra comunidad vegetal, la de los carrascales se va recuperando  lentamente de las épocas de intenso carboneo, conformando un carrascal joven e impenetrable que aún muestra las huellas de la actividad: sendas y replazas carboneras donde se levantaba la pila de troncos cubierta de tierra para producir el carbón.
            En la cabecera de la sierra de la Batalla, en el límite con Aragón encontramos uno de los parajes más sorprendentes: el Xaparrar. Al igual que en las zonas vecinas de Aragón e, incluso en la Comunidad Valenciana en el cerro Calderón, encontramos un bosque de sabinas rastreras y pinos rojos que componen un paisaje diferente, propio de las sierras de Gúdar y Javalambre. Estas sabinas, Juniperus sabina, se han adaptado a vivir en zonas altas y con un clima muy duro, cambiando su porte arbóreo por el de un matorral a ras de suelo. Pero también posemos encontrar, más ocasionalmente, algunos ejemplares de sabina albar, Juniperus thurifera, además de la más abundante sabina común, Juniperus phoenicea , presente en todas los suelos calcáreos compitiendo con los enebros.
            Encontramos dos especies de robles: el reboll o melojo, Quercus pyrenaica, y el quejigo, gal.ler o roble valenciano, Quercus faginea. Los quejigos tienen preferencia por suelos calcáreos mientras que los melojos lo tienen por los silíceos. Poco a poco se van extendiendo por debajo del bosque de pinos en una clara recuperación, especialmente los melojos.
            El Rebollar es un paraje singular dentro del territorio valenciano, siendo uno de los pocos bosquetes de robles que se desarrollan cerca del mediterráneo, a pesar de ser el roble melojo una especie de clara distribución atlántica. Se trata de un bosquete muy espeso de árboles jóvenes que conforman un paisaje peculiar en la Comunidad Valenciana. En el sotobosque abundan los helechos, zarzas, verónicas y alguna especie de orquídea.
 
Imagen por: Fran Cuenca

            La Orden de 16 de noviembre de 1998, de la Conselleria de Medio Ambiente, declaró el barranco de la Pegunta microrreserva vegetal, para favorecer la conservación de una zona de menos de veinte hectáreas, en la cual conviven especies botánicas raras, endémicas o amenazadas como la campanilla de invierno (Galanthus nivalis), la lechuguilla del bosque (Hieracium valentinum), el acebo (Ilex aquifolium) y el tejo (Taxus baccata).