jueves, 14 de diciembre de 2017

La casa de la energia

Hola a tod@s los amantes de lo natural. 

Una semana más seguimos viendo más allá de los elementos que nos oculta el Paraje Natural de la “Cova Negra”, aunque esta vez se trata de una infraestructura de valor patrimonial y cultural hecha por el hombre, la cual, se utilizaba para producir luz. 

Hablamos de la “Casa de la Llum y el “Molí Guarner, ambas infraestructuras separadas por un patio, aunque se utilizaban conjuntamente, uno fue construido con anterioridad tiene una historia más antigua que veremos a continuación.  
“Casa de la Llum y el “Molí Guarner

Vamos hablar del “Moli Guarner", era un molino construido en el primer tercio del siglo XX, pero antes quisiera que supiéramos la importancia y papel de los molinos en nuestra historia. 
El desenvolupamiento de las máquinas como el molino nos facilitó la vida y permitió la evolución y adaptación del hombre en una forma de vida más sedentaria, ya que antes se utilizaba la fuerza humana, seguido de la época romana que utilizaba la fuerza del ganado y por último la fuerza del viento. De ahí la aparición de los molinos de viento o de agua utilizados para moler grano, elaborar aceite y vino. 
Normalmente los molinos de agua como el “Moli Guarner, eran más efectivos en ríos con buena corriente o saltos de agua por la continuidad del flujo de agua que permitía trabajar continuamente. 
Parte trasera “Molí Guarner



El “Moli Guarner, como decíamos, funcionaba con la energía del agua, pero al evolucionar su función fue otra, es decir, producir energía. De ahí que se construyera la "Casa de la Llum, una ampliación del molino que fue una pequeña central hidroeléctrica, donde el agua se transportaba a través de unos canales o conductos, los mismos llevaban agua antiguamente al molino que en esa época paso a ser controlado por turbinas y válvulas para adecuar el flujo de agua de acuerdo a la demanda de electricidad. 

El agua llegaba por la canal y en un tramo éste se estrechaba y pasaba a través de las turbinas para generar electricidad por el movimiento rotatorio. 
"Casa de la Llum

Toda esta energía se utilizaba para una antigua fábrica ubicada en Xativa, llamada la fábrica de Mompó. Más tarde en los años setenta la “Casa de la Llum” fue abandonada y paso a servir de albergue para ancianosregentado por una monja. Pocos años después se abandonó completamente.  

Hace unos años ambas infraestructuras (Moli Guarner y la Casa de la Llum) fueron restauradas mediante un programa de escuela taller, finalizándose el 28 de junio de 2009. Esta restauración consistió en rehabilitar el edificio para uso público, haciéndose un bar, un albergue y un aula de interpretación medioambiental. Aunque desgraciadamente a pesar del potencial para un turismo sostenible del paraje, el bar y albergue no han durado mucho, en un principio, tuvo una buena afluencia de público que acudía allí por la novedad, pero cerró al poco tiempo por la falta de visitantes, innovación en actividades recreativasetc….  
Centro de interpretacion "Casa de la Llum

Hoy en día es una gran infraestructura más perdida en medio de tan bonito paraje sin uso ni beneficio. ¡Una lástima! 
Y esto es todo de momento amigos, hasta el próximo blog. 
Alejandro Mollá Orenes 

miércoles, 13 de diciembre de 2017

ALBORACHE TODO FUENTES Y PAISAJE


Alborache con el monte de la ceja al fondo foto de Miguel Angel Higon


Alborache es un municipio del interior de la c.valenciana situado en la hoya de Buñol,una preciosa comarca rodeada de sierras a unos 40 minutos de valencia que antiguamente era conocida también como la suiza valenciana. El municipio se encuentra en la margen derecha del río Buñol sobre un cerro rodeado por dos barrancos.Su nombre en árabe significa torreta que le viene por una torre islámica que fue importante en su época al estar muy cerca entonces de la frontera con Castilla,hoy en día de esta torre no queda nada.Las fiestas son en honor a san Jaime a finales de julio donde se celebran la noche de las paellas ,la tradicional corda,vaquillas con agua,verbenas.. .La superficie forestal es de 2753 ha,poblado en su mayoría de pino carrasco,romero,coscoja y carrasca, aunque ha sufrido varios incendios. El término es alargado y lo cruzan varios barrancos que desaguan en los ríos magro y Buñol o chico.La mayor altitud la encontramos al sur en el paraje de socaña en las estribaciones de la sierra de dos aguas,a lo largo del término podemos encontrar diferentes parajes pintorescos como el valle feliz, el lugar del milagro, el charco azul, la ceja,los chorros de baiba,las huertas de arriba y las de abajo...



Lugar del milagro foto propia


Alborache cuenta con un gran aprovechamiento de la fuerza del agua  sobre todo en torno al río Buñol donde se encuentran o encontraban, 7 de los 11 molinos documentados,estos están conectados mediante la ruta de los molinos pendiente de ser declarada paraje natural municipal .Algunos de los molinos eran harineros la gran mayoría funcionaban como fábricas de papel, uno de ellos, el molino de la luz, servía para abastecer de electricidad a los tres pueblos (Alborache,Yatova y Macastre) incluso otro para la elaboración de chocolate.
Azud en la ruta de los molinos foto propia


Dentro de su casco urbano podemos encontrar la casa del milagro,la iglesia de santiago apóstol,el barrio antiguo de las peñas,la fuente de san Jaime,la de la agricultura,la de los zorros ... y es que como dice el titulo en Alborache encontramos un sinfín de fuentes y manantiales de los que en su mayoría se recogen las aguas para regar las huertas que rodean al pueblo.

Calle de las peñas foto Miguel Angel Higon
l
Fuente de la agricultura donde los agricultores daban de beber a sus animales


Además de Alborache en la hoya de Buñol encontramos multitud de sitios que visitar rodeados de naturaleza como la cueva del turche,la fuente de la umbría y las moratillas en buñol, la cueva de las palomas,el paraje de tabarla,el río mijares y el pantano de forata en Yatova,la fuente del bolot y el castillo de Macastre…
castillo de Macastre visto desde alborache foto propia

No os perdáis las próximas entradas donde descubriremos más a fondo diferentes lugares de alborache y sus alrededores

 


martes, 12 de diciembre de 2017

Tradición

La tradición de colmeneros, esta sumamente arraigada a este pueblo, el cual y según leyendas: “… un hombre manco se desplazó hasta los confines del río Esteras dedsde Saceruela en busca de nuevas tierras montuosas ricas en floraciones donde instalar sus colmenas”. La solana sobre la que se asienta hoy este pueblo en los límites de la provincia de Castilla la Mancha, fue de su gusto y no debió ser mala elección, pues es sabido desde siempre que “las mejores mieles de la Orden, provenían de la Hoz del Esteras”.

Hoy en día Valdemanco del Esteras sigue siendo un lugar donde las inmensas floraciones de especies salvajes forman en este valle uno de los rincones más saludables y bellos de la comarca, donde hombres y mujeres siguen manteniendo vivas las tradiciones tanto culinarias y artesanales como agrícolas y ganaderas.
Caldereta

El montuoso entorno del pueblo siempre ha estado ligado al aprovechamiento cinegético y sus habitantes son auténticos expertos culinarios a la hora de preparar la carne de caza. Son famosos platos como la caldereta de ciervo o las tapas de “guarrillo”. Platos extremadamente sencillos, debido a su carácter práctico (solian ser cocinados por los hombres en el campo, en plena campaña de aceituna) pero que consiguen sacar un sabor exquisito a las piezas de caza, que por supuesto también sirven para elaborar excelentes embutidos.

Ajoblanco extremeño
Cabe destacar un plato único que es tradición en Valdemanco comer en verano, aprovechando los productos de la huerta (otra vez el carácter práctico de la cocina tradicional, siempre ligada a los ciclos de la naturaleza). Hablo del “ajoblanco”, una especie de sopa fría elaborada con ajoaceite y agua a la que cada cual puede añadir lo que tenga en ese momento; melón, patata, melocotón, uva, pepino e incluso carne, y es que a este plato le va bien casi todo. La combinación agridulce de sabores y la versatilidad de combinaciones de este plato, cuya elaboración guardan con recelo los habitantes de Valdemanco, está a la altura de cualquier restaurante de alto prestigio.

La tradición colmenera por desgracia hace siglos que se perdió, ella dio paso a la tradición agrícola y ganadera, las dos actividades más importantes de Valdemanco del Esteras. En cuanto a la tradición agrícola resulta especialmente interesante, porque el pueblo optó por el monocultivo, concretamente el cultivo de el olivo para la elaboración de aceite, el oro líquido. Bien sabian sus habitantes que el que tenía olivos tenia para dar de comer a sus hijos y así es como desde hace siglos han cuidado y trabajado sus olivares de forma sostenible, ecológica y fieles a las tradiciones para producir un aceite virgen extra de calidad superior. 
Olivas variedad manzanilla

Desde mi experiencia personal con este lugar, os invito a descubrir Valdemanco del Esteras y su maravilloso río, a descubrir estos lugares ocultos de nuestra geografía que están pendientes de un hilo mientras la atención se centra en los lugares donde, por desgracia a veces es demasiado tarde. Miremos con optimos a estos espacios como una oportunidad de conservar nuestro patrimonio. 


Disfrutar del agua y la naturaleza

A estas alturas ya conocéis un poco mejor este río desconocido y alguno de sus encantos, pero para que entendáis de verdad su excepcionalidad tengo que mostraros su valor más significativo; las tablas del río Esteras.

En las tablas, por haber poca pendiente, el río corre más extendido y plano de modo que casi no se nota su corriente, quedando esta suerte de piscinas naturales en las que algunos disfrutamos enormemente huyendo del sofocante calor estival que azota nuestra península.

Del río Esteras conozco todas, pues desde que tengo uso de razón he pasado las tardes de verano bañándome en sus mansas aguas. Una alternativa de ocio saludable, económica, divertida y muy enriquecedora que con el paso de los años me sigue llenando de satisfacción practicar.

A continuación os mostraré algunas fotografías de estas tablas, al menos las más interesantes y con mejores accesos:
La exuberante belleza paisajística, el carácter silvestre y virginal del entorno, la flora y fauna que lo colman todo… son muchos los rasgos y valores que hacen únicas las tablas del río Esteras. Ningún sonido ajeno a la naturaleza perturba la experiencia sensorial que gracias al aislamiento, la ausencia de barreras y elementos humanos te cautiva hasta un nivel casi espiritual. Mucha gente que ha tenido la oportunidad de sumergirse en sus frías aguas ha reportado incluso cualidades curativas y tonificantes, entonces os preguntares como pueden ser tan desconocidas y salvajes, porque nadie ha corrido la voz, porque no tienen una afluencia turística.

Son varios los factores que intervienen en la ecuación, empezando por los propios habitantes de Valdemanco del Esteras, que desde antaño han inculcado el miedo a las aguas del río a los niños de esta población. La leyenda de “el calderín” (una especie de remolino que arrastra a los incautos que se meten en el río hacia el fondo) se ha trasmitido de generación en generación a fin de no aumentar la ya de por si elevada tasa de mortalidad infantil con niños ahogados en el río Esteras, dándose el curioso caso que los propios habitantes de Valdemanco no utilizan el río que da nombre a su pueblo como actividad lúdica. Por otra parte el ayuntamiento ha preferido construir una piscina de dudosa legalidad, dada su situación en una zona ZEPA, pero que aporta muchos beneficios económicos y con la que los habitantes veraniegos, que huyen del mundanal ruido de sus pisos en Madrid y Barcelona están encantados, porque es más cómodo ir a la piscina y pedirse un mojito en el chiringuito que ir al río.
Por tanto, estamos ante un panorama un tanto paradójico. Gracias al abandono y la falta de interés por la población local, el ayuntamiento y las administraciones el río Esteras se ha mantenido conservado de una forma excepcional, manteniendo su carácter salvaje pero también queda totalmente desperdiciado tan inmenso valor a falta de un plan de conservación y gestión que promueva su uso de forma sostenible