lunes, 11 de marzo de 2019

ESPACIOS PROTEGIDOS QUE ENCIERRAN BELLEZAS

La variabilidad del clima mediterráneo, unida a la complejidad del territorio y a la historia de los usos del suelo, nos permite considerar los distintos tipos de paisaje como una respuesta a las condiciones de un medio fluctuante, en ocasiones marcadamente impredecible.



El ámbito orográfico en el que se encuentra nos permite pasar de un espacio estrictamente llano en la llanura aluvial a un relieve de suaves ondulaciones atravesadas por barrancos que alivian el agua de escorrentía hacia el río Túria.



El tramo de río Túria englobado dentro del Parque Natural tiene una longitud de 35 km y actúa como eje vertebrador del mismo al tiempo que como corredor biológico.



  • PAISAJE FORESTAL

Corresponde principalmente con la zona conocida como bosque de La Vallesa. Predominan masas arbóreas de pino carrasco de alta densidad, que lindan con masa de matorral de densidad media, provocando un contraste cromático no muy pronunciado, manteniéndose en las tonalidades verde-grisáceas.

El embalse de La Vallesa, situado en el interior de la zona boscosa, introduce en el paisaje un aumento de la diversidad, al aparecer vegetación relacionada con la presencia de agua, así como fauna asociada.

Insertas en esta masa forestal podemos encontrar campos de cultivo de cítricos que contrastan con la vegetación forestal colindante.




  • PAISAJE AGRÍCOLA

El uso agrícola ya se le daba desde hace siglos. Las explotaciones agrícolas, ecosistemas fuertemente antropizados situados junto al río, se caracteriza por una estructura en forma de mosaico formada por parcelas bien definidas y fraccionadas por los caminos parcelarios. Las parcelas presentan un intenso contrate cromático según el tipo de cultivo al que se dediquen y representan una extensa superficie destinada sobre todo al cultivo de regadío, fundamentalmente de cítricos y hortalizas y en menor medida al cultivo de secano (algarrobo, almendro, olivo...), estos situados más hacia la parte Norte, s caracterizan por su homogeneidad y estructura en mosaico. No se aprecian grandes contrastes, predominando las tonalidades marrones punteadas por la regular distribución de las plantaciones. Los límites de las parcelas son definidos por la diferente alineación de los cultivos presentes en ellas.
El mayor interés de estos ambientes reside en los valores didáctico-culturales asociados a los mismos y que permiten incrementar las posibilidades de recursos a la economía rural.




  • ZONA HÚMEDA DEL EMBALSE DE LA VALLESA

Declarado espacio protegido por Acuerdo de 10 de septiembre de 2.002, del Gobierno Valenciano por el que se aprobó el Catálogo de Zonas Húmedas de la Comunitat Valenciana.

Durante años hubo cierta flexibilidad para poder acceder a la propiedad, pero desde la declaración de Parque Natural la negativa era rotunda. En la actualidad la Conselleria de Medio Ambiente logró un convenio con la familia aristocrática para poder participar en visitas oficiales, guiadas y

organizadas en grupos reducidos de vecinos y descubrir parajes como el lago y el puente de acceso.


Este es un embalse artificial, de fluctuación escasa, construído para suplir el déficit de agua de los cultivos de cítricos en los periodos secos, que ocupa una extensión de 6,2 Ha y se sitúa entre los municipios de Paterna y Riba-Roja del Túria. Se encuentra situado en un entorno de bosque y máquia mediterránea, destacando la calidad paisajística en un ámbito metropolitano, en los márgenes del

embalse aparecen comunidades helofíticas como los carrizales (Phragmition), aunque poco desarrollados debido a la fuerte eutrofización de las aguas. Ésta da lugar a que durante los meses de verano se cree una densa capa de lenteja de agua (Lemna gibba).



  • BOSQUE DE RIBERA

El río Túria constituye el límite Suroeste del municipio. El cauce tiene forma sinuosa y esta presencia de agua condiciona el tipo de vegetación existente, que conforma un paisaje homogéneo en el que podemos destacar su naturalidad y dinamismo. El río y su ribera son percibidos como un conjunto que adquiere una tonalidad verde uniforme en todo su recorrido por el municipio, con bordes bien definidos.


  •  PAISAJE ANTRÓPICO


La característica principal de esta zona es el predominio del componente antrópico. Podemos diferenciar entre las zonas residenciales y las industriales.
Entre las zonas residenciales encontramos diferencias en cuanto al tipo de edificaciones por las diferencias de paisaje que generan, pudiendo diferenciarse entre el casco urbano y otras zonas residenciales como La Cañada. En los sectores industriales también encontramos diferencias entre las zonas más tradicionales y las más innovadoras, aunque en ambos casos predominan las naves rectangulares de baja altura distribuidas de forma más o menos alineada.



  • USO RECREATIVO

El uso recreativo y de esparcimiento que ofrece el término municipal es diverso, destacando los recorridos a pie, las rutas en bicicleta, otras actividades deportivas o las visitas a diversos puntos emblemáticos como el embalse de La Vallesa.
El principal uso recreativo se centra a lo largo del cauce y la ribera del río Túria, siendo las principales actividades deportivas, BTT, atletismo, senderismo y pesca.




Durante el 2007, el proyecto denominado “Restauración Medioambiental del bajo Túria. Parque fluvial del río Túria”, contempla la creación de una senda peatonal y bicicleta de más de 27 km, desde Vilamarxant hasta Quart de Poblet, pasando por Paterna donde se han construido cinco pasarelas, un mirador situado en el paraje de Despeñaperros y un observatorio de avifauna. Estas pasarelas servirán de acceso al área recreativa de Manises, la cual dispone de paelleros, bancos, mesas, papeleras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario