domingo, 18 de agosto de 2013

Lo rural como recurso económico (3)



En la actualidad la participación de los ganaderos en actividades no pecuarias alrededor de las vías pecuarias es muy reducida, pero con una campaña de información se podría conseguir su participación. Además de deben preparar alternativas para el momento el que los precios del ganado vuelvan a caer, ya que la desaparición de las “primas de compensación de rentas” de la política agraria común, PAC, puede que disminuya la rentabilidad de la actividad ganadera. Para esa fecha se deben preparar alternativas que se inicien en la actualidad y que estén consolidadas en el futuro
Hay que destacar que actualmente en España estos productos o paquetes turísticos no convencionales de turismo rural no cuenta aún con un mercado definido y estable. Existe efectivamente un mercado pero está muy disperso y resulta difícilmente accesible. Hay que realizar por tanto esfuerzos de promoción mucho mayores y los resultados económicos favorables también hay que planteárselos a un mayor plazo, debido a que el mercado tardará en “entender” este nuevo tipo de turismo y en responder adecuadamente a él.
Otra faceta negativa es que la creación y puesta en marcha requieren una inversión muy superior a cualquier producto convencional debido a su mayor complicación estructural y por desarrollarse en áreas sin infraestructuras turísticas y con muy poco o ninguna tradición turística, ni comercial,  lo que dificulta  y alarga sensiblemente las negociaciones para acordar, por ejemplo la contratación de una cama a un precio determinado, un tipo de comida y su precio, etc. y en general para conseguir una condiciones  técnicas y económicas  satisfactorias para ambas partes. En muchos casos la ausencia absoluta de infraestructura de alojamientos obliga a entablar largas negociaciones con los vecinos del pueblo para la contratación de camas privadas e incluso cenas o desayunos en casas particulares para los clientes o visitantes. En otros casos el acondicionamiento de las casas en edificios de arquitectura popular singular resulta más caro que la creación de oferta de una nueva construcción.
Se ha de buscar un sistema de comercialización adecuado al producto que se desea ofertar. Aquí es donde debe radicar la diferencia con una oferta “sol playa”. De confeccionar un producto adecuado y ofertarlo y publicitario de forma adecuada surgirá una comercialización correcta y dirigida al público que los gestores deseen, tanto en cantidad como en calidad.
Es lógico ofrecer las vías pecuarias como producto turístico. Se puede observar que los paquetes turísticos que ofertan un producto completo por encima de las fronteras  regionales o nacionales  están respondiendo positivamente, por ejemplo el Pirineo Navarro que no se reduce a un solo país, ya que atraviesa de un lado a otro las cadenas montañosas, ofreciéndose como un producto único.
Hemos de comprender que un “cliente” holandés, inglés o francés no distingue entre Soria, León o Burgos, y su interés se centra en el conjunto. Por esta razón la oferta se debe repartir entre varios municipios a lo largo del camino.
La variedad también se da en las actividades ha de entenderse que hay un público para todas ellas. El senderismo, lo recorrido a caballo, las bicicletas, los itinerarios en carro o diligencias. El interés se puede centrar en la temática cultural, sendas ecológicas, aulas de la naturaleza, acompañamiento a los rebaños y otras muchas actividades a lo largo de miles de kilómetros (125.000 kilómetros tienen las vías pecuarias en nuestro país) que atraviesa toda la Península Ibérica, ya que se debería incluir las rutas portuguesas de la trashumancia y salir de la Península por las de Francia
A la vez que se organiza la comercialización de ese producto basado en la trashumancia, se ha de controlar el crecimiento de la demanda, para evitar los problemas que están padeciendo zonas en las que el turismo esta deteriorando en entorno, sobre todo en zonas sensibles como pueden ser los parques naturales o espacios protegidos
   
Los elementos que ofrecen en general las comarcas rurales – naturales poco actuadas del interior relacionados con las vías pecuarias, transformarles en recursos – recreativos y deportivos, destacan en una primera aproximación los siguientes:
·                  Cultura pastoril tradicional.
·                  Espacios y paisajes rurales naturales y poco actuados muy favorables como soporte de cualquier actividad recreativa o deportiva al aire libre, rutas a caballo, marchas a pie, circuitos en bicicletas, etc.
·                  Paisaje forestal.
·                  Arquitectura popular de interés. Interesante configuración del hábitat familiar.
·                  Conjuntos arquitectónicos de gran singularidad.
·                  Otros recursos de interés relacionados con la vida ganadera: abrevaderos, ventas, lavaderos de lanas, esquileos, sudaderos, chozos, mojones, embarcaderos, posadas, casas de juntas, etc.
·                   Ríos y curso de agua.
·                   Caza y pesca.
·                  Elementos folclóricos pastoriles (fiestas, canciones), tradiciones (leyendas).
·                   Gastronomía, cocina tradicional y natural.
·                  Silencio y tranquilidad general. Ritmo de vida relajado y distendido.
·                  Facilidad de acceso sin soportar atascos y problemas de tráfico.


Los valores culturales de la actividad pastoril precisan de un concienzudo estudio y de su aplicación a todas las áreas de la trashumancia en España a través de estudios comparativos.
Las vías pecuarias como red de unión de las áreas de la trashumancia son el elemento de enlace de esa cultura que a priori parece poseer carácter homogéneo. Estos valores culturales nos permiten estimar que las vías pecuarias como conjunto son un patrimonio cultural importante dentro de nuestro entorno sin llegar a la clasificación de “Patrimonio de la Humanidad”, pero si consideramos que bien podría constituir “patrimonio europeo” en cuanto que son representativas de una cultura mediterránea y el modelo español fue transportado a Italia, como legislación y normativa. El hecho de encontrar la actividad trashumante en Portugal, Francia, Italia, Rumania, Grecia, Yugoslavia y España, puede animar a declarar esta extensa red como  “patrimonio europeo”.
Este conjunto viario tiene una posibilidad turística importante, por lo que pude ser un recurso para las zonas por las que atraviesan y completar la economía de ese medio rural.
El hecho de preparar un producto turístico para su comercialización precisa de un trabajo previo muy importante en el que deben participar profesionales de muchas materias.
Los etnógrafos como estudiosos de la cultura tradicional deben iniciar el trabajo y acompañar en la redacción del proyecto para introducir siempre el aspecto social que puede ofertarse a la hora de ofertar y un producto turístico. De esta forma el patrimonio que la sociedad hereda, se le oferta de forma rentable pero respetuosa.
Santiago Bayon Vera 



2 comentarios:

  1. Pues se trata de una iniciativa interesante de protección, la inclusión de la actividad trashumante en un Patrimonio Europeo. De manera que se haga una puesta en valor y conservación de los usos y valores de la actividad.
    Habrá que empezar a recoger firmas...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Pues se trata de una iniciativa interesante de protección, la inclusión de la actividad trashumante en un Patrimonio Europeo. De manera que se haga una puesta en valor y conservación de los usos y valores de la actividad.
    Habrá que empezar a recoger firmas...
    Un saludo

    ResponderEliminar