lunes, 4 de enero de 2016

La fauna de la sierra de Aitana.

El motivo por el que en la sierra de Aitana se hayan protegido varias zonas es la diversidad existente tanto en variedad de flora como de fauna.
Por una parte en la sierra de Aitana, podemos encontrar algunas especies que son, por así decirlo las especies más típicas de las regiones mediterráneas, como es el caso del conejo, la liebre, casi extinta en la zona, zorro, perdiz, jabalí, jineta, garduña, tejón, gato montés, comadreja, mirlo, entre otras muchas especies.


Zorro (Vulpes vulpes). Fotografía de: www.descubriendo.cl.

Sin embargo encontramos otras especies que no estamos tan acostumbrados a ver, se trata generalmente de mamíferos de gran tamaño, como es el caso del muflón y el ciervo, especies que con una mayor o menor densidad de población siempre han estado presentes en la zona, por otra parte tenemos el caso del arruí, especie típica del norte de África, introducida en España con motivo de uso cinegético, y por último tenemos el caso del corzo y el gamo, especies que son típicas del centro y norte de la península ibérica y que por las circunstancias que se van a explicar a continuación es posible que las encontremos en la sierra de Aitana.


Arruí. Ubicación: Sierra de Aitana.

Tanto la presencia de estas especies, como la abundancia de algunas de ellas tiene una explicación. El motivo es bien simple, a los mismos pies de la sierra de Aitana, encontramos varios cotos de caza mayor (Fina la Hedrera y El Diago) y un zoológico (El Safari de Aitana). Lugares desde los cuales en algunas ocasiones escapan algunos animales, según cuentan los habitantes de la zona. Algo muy creíble ya que nos encontramos en una zona atacada por recurrentes incendios, temporadas de vientos fuertes capaces de derribar árboles (y estos a su vez pueden derribar las vallas de dichos establecimientos), acumulación de nieve sobre las vallas, etc. Y estos animales una vez libres encuentran su hábitat ideal, entre grandes extensiones de masas forestales en las que ocultarse, con un relieve muy abrupto, poca presencia del ser humano y lo más importantes, con poca presencia de depredadores.


Huella de Jabalí.

Por último, hemos de tener en cuenta que los animales silvestres no son nada fáciles de ver, por lo que si visitamos el lugar exclusivamente para observar su fauna, tendremos que tener en cuenta que existen determinadas épocas en las que los animales están más activos, y por lo tanto son más fáciles de observar, en el caso de la berrea del ciervo (septiembre-octubre), una vez los ciervos entran en la época de celo, empiezan a emitir berridos e incluso podemos observar peleas entre machos.
He de decir que ni yo me creía que existiera tal densidad de fauna en la zona, sin embargo, hace pocos meses me encontré con un pequeño grupo de arruis en pleno camino y a escasos metros, y en la pasada barrea, a últimas horas del día pude comprobar por mi mismo que al pasar por una carretera que linda por una parte con uno de los cotos de caza anteriormente comentados y por la otra con la sierra de Aitana, pude comprobar que se escuchaban mas berridos de ciervo en plena sierra que dentro de la finca, algo que me pareció increíble.


Arruis en la sierra de Aitana. Un dia regresando a casa después de varias horas andando, me topé con esta inesperada, aunque agradable sorpresa a escasos metros del camino.



En la imagen, un joven pino desramado signo característico de la presencia de ciervos, que rascan sur cornamentas sobre los arboles.

Enlace a página principal:




1 comentario:

  1. Poco a poco los ciudadanos y después los gobiernos, nos entusiasmamos con la fauna que hay y lametamos toda la que falta y que un tiempo hubo: lobos, linces,etc

    ResponderEliminar