domingo, 22 de febrero de 2015

Una vida dedicada a la conservación y en especial al lince Ibérico

Desde pequeño, sobre todo para aquellos que somos de Andalucía, ha sido como una cantinela la problemática del lince ibérico y su próxima extinción si no se pone remedio. Y digo cantinela porque en los informativos y algunos programas de televisión se repetían con bastante frecuencia estudios, estadísticas y problemas varios de la situación del lince ibérico (Lynx pardinus). Y claro, siendo sinceros, para un adolescente que acaba de llegar de la escuela no es lo que más interés le despierta.

Así que el lince siempre supe que estaba ahí porque se encargaban de repetírmelo, siempre supe que se estaba extinguiendo… pero no nada más.

Un día, viendo un programa de televisión en el canal autonómico de Andalucía que hablaba fugazmente sobre el lince ibérico, los periodistas hablaron de la importancia de un hombre que estaba luchando por la conservación de éste. Un tal Miguel Ángel Simón.
Sinceramente, el hecho de ponerle cara a las continuas desgracias y casi –por aquel entonces- inevitable extinción del lince ibérico me llevó a buscar información y entrevistas de este señor, a ver qué decía de tan desastrosa situación.

Miguel Ángel Simón Mata
Nacido en Jaén en 1954, biólogo, cuenta en su currículum con trabajos tan importantes como el de director conservador del parque de Andújar y Cazorla y director de los proyectos de conservación y recuperación del lince y del quebrantahuesos.

Encontré mucha información en la que este biólogo hablaba de la importancia de un programa ex situ para la correcta conservación y cría de este felino, el más amenazado del mundo. Este hombre despertó mi interés porque por una vez no hablaba solo de problemas, sino de soluciones. Una trayectoria a seguir comandada por él mismo para impedir lo que parecía inevitable, y que parecía tener muy clara.
Lince Ibérico en el Parque Natural de la Sierra de Andujar
Esta trayectoria constaba de muchos factores a tener en cuenta: éxito de la cría en cautividad, éxito de la reintroducción, número de conejos y un larguísimo etcétera. Si bien D. Miguel Ángel destaca como de las más importantes una que en un principio puede pasar como de las menos destacables: la sensibilización de los colectivos implicados (propietarios de fincas donde hay linces, cazadores que lo ven como un depredador de conejos que perjudica su afición, etc.). Hacía hincapié en que, para que un programa de reintroducción tenga éxito, es imprescindible contar con el apoyo de los habitantes de la zona. De esa forma se han organizado cursillos y campañas informativas en las zonas de sueltas de nuevos ejemplares, se ha informado a propietarios de fincas del gran interés turístico que despierta este felino y que puede traerles muchos beneficios y se ha sensibilizado a los cazadores con la importancia de que convivan con el lince y de lo beneficioso que puede resultar para su actividad, pues aunque es verdad que come un conejo al día, evita en su radio de acción la presencia de otros depredadores que suponen la baja de muchos más conejos.


Todo esto me ha hecho entender la importancia de sensibilizarnos con el medio ambiente que nos rodea. La importancia de cada pequeño granito de arena que podemos aportar y, lo más importante, de introducir este sentimiento en la gente que tenemos cerca para hacerles entender la importancia y lo beneficioso que puede resultar la conservación del medio ambiente.

Os dejamos aquí un enlace a un vídeo de Miguel Angel Simón Mata del proyecto Iberlince el 31 de junio de 2012 en Yecla, muy interesante para conocer la evolución de la especie y los proyectos realizados y futuros.

José Luis Rivero Florido

No hay comentarios:

Publicar un comentario