jueves, 25 de febrero de 2021

Puesta en valor de la Albufera de Anna





La Albufera de Anna, un pequeño lago de origen natural, se encuentra a más o menos un kilómetro de distancia del municipio y a una altitud de 195 metros sobre el nivel del mar. Los múltiples nacimientos de agua que hay en sus profundidades posibilitaron asentamientos humanos en este paraje desde el Mesolítico, como demuestran los yacimientos encontrados.

Uno de los lugares más turísticos de la provincia de Valencia, era antes un pantano con barro y difícil transitar por él hasta que, a principios de siglo XX, se limpió todo. Mide unos 180 m. de este a oeste y 300 m. de norte a sur, siendo su profundidad de unos 5 m., estando rodeado de sauces y chopos que, en verano, producen una acogedora sombra, en la que se refugian sus visitantes.

De su fondo brotan grandes manantiales de agua, abundando numerosos manantiales que lo alimentan continuamente. El agua de la laguna procede de los nacimientos de Anna, que afloran aquí por ser una pequeña depresión que corta el nivel freático de la zona, lo mismo que sucede en otras partes cercanas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario